Migracion

El progrerío y la repatriación de migrantes sudamericanos

Por Christian Fajardo

La canciller Alicia Bárcena no ha demostrado mucho carácter. A diferencia de los izquierdistas furibundos que apoyan las políticas absurdas de López Obrador y Claudia Sheinbaum, ella una liberal moderada, ligada a causas ambientalistas y con un perfil diplomático semejante al de Marcelo Ebrard.

Estas noticias rara vez trascienden más allá de alguna nota curiosa. Y esa es la descripción que yo prefiero darle, pues la canciller dijo que está pensando la posibilidad de realizar retornos asistidos de migrantes a Ecuador, Venezuela y Colombia, de manera análoga a lo que se hace con los guatemaltecos, hondureños o salvadoreños, a quiénes se otorgan facilidades y apoyos económicos para retornar a sus países si así lo desean. Para quienes no saben nada sobre migración, la declaración sugiere que podría haber limitaciones presupuestales, pues resulta oneroso para el erario público pagar los aviones o transportes en los que se trasladaría a los inmigrantes ilegales. Podríamos imaginar que se trata de una operación compleja y de difícil logística, lo cual es hasta cierto punto verdad.

Dicho retorno es además uno de los escasos instrumentos legales que permiten a la autoridad mexicana ejercer su soberanía migratoria, pues para desgracia de nuestro país, la nueva ley migratoria implementada en el sexenio de Calderón, nos tiene atados de manos. A diferencia de lo que sucede en los Estados Unidos, la deportación de los extranjeros se ve obstaculizada por toda clase de consideraciones mojigatas e hipócritas. De ahí que conforme a la organización Human Rights Watch, de alrededor de 54,000 migrantes deportados entre enero y Julio del 2021, alrededor de 53,000 hayan tenido que ser clasificados por el gobierno mexicano como “retornos asistidos”.

En realidad, hay muchas cosas que están mal en nuestro gobierno. La clase política debería ser arrojada del poder para que en su lugar estuviésemos los hombres y mujeres de bien, que peleamos por el bienestar de nuestras familias y de la gran familia nacional. Sin embargo, también hay que reconocer que muchos funcionarios hacen un buen trabajo.

En efecto, algunas autoridades se ven forzadas por las circunstancia a realizar verdaderos malabares jurídicos, con tal de poder hacer su trabajo, pues para desgracia de nuestra población, las leyes se han hecho para beneficiar a los delincuentes frente a las víctimas, a los extranjeros frente a los connacionales y a los oportunistas frente a la gente de bien.

El mexicano se ha convertido en un extranjero en su propia tierra, pues se le niega su derecho a defenderla y a vivir en ella conforme a su propia manera de ser. Los principales responsables de esta decadencia son personas como Claudia Sheinbaum y Xochitl Gálvez, que están dispuestas a hacer lo que sea con tal de hacer de los mexicanos unos progres feministas como ellas.

Apoyar a Eduardo Verástegui en su esfuerzo para ser candidato es polémico pero concuerdo totalmente con los motivos descritos para ayudarlo en la recolección de las firmas. Necesitamos un tercer candidato y ese tercer candidato no debería ser Marcelo Ebrard.

Por cierto, ¿ya firmaste?

Fuentes:

https://www.hrw.org/es/news/2021/10/05/la-mentira-del-retorno-voluntario

https://www.milenio.com/politica/mexico-analiza-retornar-migrantes-a-centroamerica-ante-creciente-flujo

About The Author

Entradas relacionadas

Respaldamos a la Guardia Nacional. Exigimos deportación.

Editor

Marcelo Ebrard y el “Pacto Migratorio” de la ONU

Editor

Carta abierta a los legisladores sobre la migración.

Editor