Historia

Neonazis pandilleros. El estereotipo de Hollywood y nosotros.

 

NEONAZIS. Este es uno de los calificativos frecuentemente usados para referirse a prácticamente todo movimiento de índole nacionalista e identitario alrededor del mundo.

Aunque “neonazi” es sinónimo de “nuevo nazi”, la palabra se usa frecuentemente para describir a “tribus urbanas” violentas que se dedican al vandalismo callejero en el mundo desarrollado, y que no tienen relación alguna con el antiguo Partido Obrero Nacionalsocialista Alemán.

Los militantes del Frente Nacionalista de México no nos identificamos en modo alguno con el estereotipo cinematográfico del pandillero inadaptado que golpea afroamericanos en los barrios bajos de Estados Unidos y que ha sido inmortalizado por Edward Norton en la película “Historia Americana X”.

En modo alguno aspiramos a ser una pandilla de inadaptados que se alcoholizan en fiestas callejeras o viven marginalmente, sino un movimiento ideológico de participación popular con un proyecto de nación amplio pero realizable, lo cual dista mucho del supremacismo blanco retratado en esa película.

Además, para haber neonazis debe haber antes nazis, lo cual también es discutible. En efecto, la palabra “nazi” no es sino una abreviatura despectiva, acuñada por la derecha alemana para desacreditar a los seguidores de Adolfo Hitler antes de la Segunda Guerra Mundial, a los cuales tachaban de “proles” e “incultos”. Hablamos aquí de los aristócratas al estilo de Stauffenberg o Adenauer, que no consideraban a los nacionalsocialistas como alemanes verdaderos sino como eslavos germanizados o mestizos por provenir de Austria y Bavaria. Obviamente, esto es racismo puro. Por tanto, el uso de ese calificativo por parte de la izquierda moderna, no hace sino confirmar la verdadera naturaleza revolucionaria y proletaria del nacionalsocialismo, que rescató el concepto de patria uniéndolo al de justicia social en una época donde ambas cosas eran opuestas.

Nosotros nunca hemos escondido lo que somos. El frente reconoce en estos movimientos un antecedente válido para la época actual pero no los seguimos en aquellas cosas que ya han sido superadas por la ciencia y por la propia realidad. Tal es el caso de su racismo biológico, que ninguna organización nacionalista seria profesa en la actualidad.

Por si fuera poco, en el Frente Nacionalista no utilizamos imágenes o símbolos extranjeros, ya que somos herederos de grandes culturas y tenemos una historia rica en símbolos identitarios que nos permiten conformar un movimiento mexicanista. Decimos aquí, que nuestra pluriculturalidad mexicana no es “multiculturalismo” porque constituye para todos un factor de identidad, incompatible totalmente con posturas violentas o de agresión hacia otros.

En la política de hoy, la palabra “fascista” se usa ahora como insulto y sinónimo de fuerza policial o represión política. Videla, Pinochet, Felipe Calderón, Nicolás Maduro o Donald Trump son todos “fascistas” a los ojos de diversas personas. No obstante, a analizar los planteamientos fundacionales de la República Social Italiana, bien podemos percatarnos de que el fascismo era algo muy distinto.

Por fortuna, nosotros no somos políticos ni nos interesa tomar parte en las bajezas del mundo democrático más allá de la táctica. La construcción de un hombre nuevo no depende de unas elecciones, ni de un adjetivo en la boca de algún fantoche. No todo autoritarismo es “fascista”, ni todo nacionalismo es por ende autoritario. Sin embargo, tampoco somos quietistas ni apolíticos.nosotros buscamos el poder y esa debe ser nuestra meta.

About The Author

Entradas relacionadas

La vergüenza de la migración “stripper” en México

Editor

Leopoldo Zea, pigmentocracia e identidad

Editor

Díaz Ordaz y el legado del 68. Una reflexión.

Editor