Inicio Debates Un Nuevo Orden Nacional

Un Nuevo Orden Nacional

59
0
Compartir

Un nuevo orden nacional implica reconocer que cada pueblo o nación se ha desarrollado bajo condiciones distintas de las demás, y que resulta imposible establecer una forma de gobierno unificada para todos. Luego de varios siglos de fracaso, es necesario admitir que la raíz de los grandes problemas de México radica en la falta de un sistema político compatible con nuestra identidad nacional.

En tiempos del virreinato, a pesar de la conquista, se conservó el náhuatl como lengua nacional y se mantuvieron muchas de las formas de organización tradicionales de nuestros pueblos. Sin embargo, con la dinastía borbónica llegó a España el liberalismo, y con él, la occidentalización forzada. Eso conllevó al combate entre razas durante la independencia. La destrucción fue entonces aprovechada por Estados Unidos para imponernos una república a su modo.

Desde tiempos de Juarez, hemos heredado un compendio interminable de leyes engorrosas y burocráticas que no se respetan. Hemos adoptado, en diversas etapas, casi todas los modelos extranjeros habidos y por haber: el liberalismo, el positivismo, el marxismo, el neoliberalismo, el régimen de partido único y ahora la “democracia”.

Todas nuestras “revoluciones” nos han prometido grandes cambios y en la práctica nos han llevado a lo mismo porque todas pretenden regresar a las bases, es decir, a la república liberal, la cual no es la solución del problema sino la raíz del problema.

Los nacionalistas creemos en una sociedad gobernada en base al sentido común y la sencillez. No avalamos entonces un orden social regido por leyes complicadas cuyos procedimientos lentos fomentan la impunidad. Visualizamos un sistema de justicia basado en los usos y costumbres, que sea directo y respaldado por la tecnología.

Luchamos entonces por la construcción de un orden distinto, donde la función pública sea confiada a los mejores elementos de la comunidad, sin mayorías electorales ni recomendaciones, terminando con la burocracia y los compadrazgos.

Inteliencia colectiva

Aunque no rechazamos la existencia de partidos políticos, la partidocracia totalitaria impide de hecho la participación del pueblo, pues los partidos ponen las reglas y estas existen para evitar que su poder sea cuestionado.

Hablar de un nuevo orden implica entonces desarrollar nuevas maneras de autogobierno comunitario, cuya inspiración podemos encontrar en la riqueza de nuestras culturas indígenas y en los avances tecnológicos de la computación, como es el caso de la teoría de sistemas.

Como alternativa, proponemos un gobierno de ideas e inteligencia colectiva, un modelo sociocrático (o mas bien calpulocrático), que una lo mejor de nuestra tradición nacional con los avances de la cibernética.

Un Nuevo Orden Económico

El frente visualiza una economía en manos de los ciudadanos, no del gobierno ni de los capitalistas privados. Creemos en el mercado y en la libre iniciativa, pero solo como instrumentos al servicio de la comunidad nacional, pues si los individuos son prósperos, la sociedad también lo es.

México tiene enormes riquezas materiales y humanas. Por ende queremos una economía sin dependencia hacia el exterior, que produzca dentro de nuestras fronteras todo lo necesario para el diario sustento del pueblo, con preferencia hacia lo nacional y hacia los mexicanos, pues solo así impulsaremos el rearme tecnológico e industrial de México.

Los nacionalistas concebimos a México como una nación con vocación de imperio.

Por eso planteamos entonces la unión de todos, trabajadores y emprendedores, campesinos y obreros, hombres y mujeres, en la construcción de una gran comunidad económica, con miras a devolver la prosperidad a la gloriosa tierra del Anáhuac.